Home / Noticias / Límites entre denominaciones sociales y marcas y nombres comerciales

Límites entre denominaciones sociales y marcas y nombres comerciales

No son pocos los conflictos que suelen suscitarse entre denominaciones sociales y signos distintivos (marcas nombre comerciales).

El Tribunal Supremo español tenía establecido que en este tipo de controversias sólo cabe prohibir la utilización de la denominación de una empresa (y pedir su modificación) cuando presenta coincidencias con marcas y/o nombres comerciales registrados y se usa a tales efectos, esto es para identificar los productos o servicios de la sociedad (como marca) o para identificar a una empresa en el tráfico mercantil (como nombre comercial).

Sin embargo, tal doctrina viene siendo matizada por el Tribunal Supremo. Un reciente ejemplo es la sentencia de 12 de abril de 2013 dictada por la Sala civil de dicho Tribunal. Y es que, señala el Tribunal, en ciertos casos aún no haciéndose uso de la denominación como marca y/o nombre comercial stricto sensu pueden darse situaciones de confusión y/o asociación habida cuenta la similitud que presenten los signos o su ámbito aplicativo, pudiendo en tales supuestos declararse la infracción. Todo dependerá de las circunstancias que presente el caso.

En el asunto que resuelve esta sentencia el conflicto se generó entre dos bodegas pertenecientes a diferentes denominaciones de origen (Ribera del Duero y Rioja), concluyendo que aún operando en ámbitos territoriales diferentes existe infracción de la marca y del nombre comercial de la empresa demandante (“VALSARDO”) por parte de la demandada (BODEGAS VASALCRO, S.A.). Entendió el Tribunal que existe un razonable riesgo de que el público vincule a ambas empresas y los productos que cada una ofrece, atendido que la demandada incorporaba a las etiquetas de sus vinos la denominación conflictiva, con la que también identificaba su actividad en el mercado y en Internet (con el dominio valsacro.com).

Asimismo descarta la posibilidad de aplicar el límite del artículo 6.1 de la Directiva 89/104/C de marcas comunitarias (uso legítimo por parte de terceros de su nombre y dirección), porque no puede ser entendida como una práctica leal el uso de un signo en su razón social que resulta confundible con otro que se encuentra registrada como signo distintivo por un tercero.

Esta línea jurisprudencial actúa como criterio modulador de una tipología de casos complejos, en los que en la práctica resulta difícil establecer la frontera entre denominaciones sociales y signos distintivos.

 

Date de Alta en nuestro ABRIL INFORMA
Agente de la Propiedad Industrial Colegiado