Home / Noticias / Originalidad en la obra arquitectónica

Originalidad en la obra arquitectónica

El pasado 26 de abril el Tribunal Supremo dictó sentencia, solventando una disputa mantenida en sede judicial por varios arquitectos, concretamente en relación con el concepto de originalidad en la obra arquitectónica. El Alto Tribunal nos viene a confirmar que a la hora de valorar si un determinado trabajo arquitectónico (edificio, proyecto, plano maqueta, etc.) es o no original y, por tanto, obra protegida por derechos de autor, lo importante es valorarlo desde el punto de vista objetivo, determinando si resulta novedoso y diferenciable con respecto al resto. 

Sentado esto, la sentencia pone de manifiesto que el estrecho margen de libertad de que dispone el arquitecto, sometido a estrictas reglas técnicas, exige precisamente que el grado de altura creativa sea superior. Así, solo será merecedor de protección como autor aquél que haya realizado una aportación realmente original, distintiva y que otorgue  recognoscibilidad a la obra respecto al resto, no bastando con una mera intervención técnica en el desarrollo del proyecto.

Aunque el papel de todos los colaboradores sea más o menos importante en la ejecución de un proyecto arquitectónico, sólo tendrán la consideración de autor los que hayan aportado originalidad con su participación, por ejemplo, dotándolo de volumetrías o formas originales que hagan la fachada característica.

Como dicta el Tribunal, el desarrollo de estructuras y aspectos meramente técnicos del edificio no convierte al arquitecto en autor de obra original, a menos que éstos revistan altura creativa suficiente. De ser así, todos los arquitectos acabarían por tener derechos de autor sobre sus proyectos, y la funcionalidad a la que están destinados la mayoría de edificios se perdería por colisionar constantemente con la Propiedad Intelectual.

Date de Alta en nuestro ABRIL INFORMA
Agente de la Propiedad Industrial Colegiado