Home / Noticias / Vulgarización de la marca KORNSPITZ

Vulgarización de la marca KORNSPITZ

En su sentencia de 6 de marzo de 2014, en el asunto C-409/12 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ratifica de nuevo, como ya  las había establecido en su sentencia de 29 de abril de 2004, Björnekulla Fruktindustrier, C-371/02, las condiciones que deben concurrir para declarar la caducidad de una marca por su vulgarización.

De conformidad con el artículo 12 apartado 1 de la Directiva 2008/95, se podrá declarar la caducidad de una marca si ésta se ha convertido, por la actividad o inactividad del titular en la designación  usual en el comercio de un productos para el que está registrada.

En el presente caso, la compañía Backaldrin registró una marca austríaca KORNSPITZ para designar productos de la clase 30. Con esta misma marca, Backaldrin produce una mezcla en polvo para la elaboración de una masa que distribuye a panaderos y que éstos transforman en una peculiar barra de pan de extremos puntiagudos que se vende al consumidor final con el mismo nombre KORNSPITZ.

Contestando a las cuestiones prejudiciales planteadas por el Oberster Patent und Markensenat (órgano jurisdiccional austríaco competente en materia de propiedad industrial), el Tribunal considera que el titular de una marca se arriesga a su caducidad cuando la marca se haya convertido, por la actividad o inactividad de ese titular, en al designación usual de tal producto exclusivamente desde el punto de vista de los consumidores finales, y no de los vendedores. Es decir que prevalece la percepción del usuario final sobre la de los panaderos que transforman la materia prima y  la venden en barras de pan.

Por otro lado, a juicio del Tribunal, puede considerarse que existe ‘inactividad’ cuando el titular de la marca no induzca a los vendedores a utilizarla con más frecuencia al comercializar un producto para el que la misma está registrada.

Finalmente, el  referido órgano jurisdiccional austríaco plantea la cuestión de si para poder declarar la caducidad de la marca por vulgarización es necesario que existan otras designaciones para dicho producto. El  TJUE considera irrelevante tal circunstancia, puesto que dicha situación no cambia el hecho de que la marca haya perdido su carácter distintivo al haberse transformado en la designación usual en el comercio.
 

Date de Alta en nuestro ABRIL INFORMA
Agente de la Propiedad Industrial Colegiado