Registro de Marcas

Registro de Marcas

Registrar una marca en España es un trámite relativamente sencillo y económico que cualquiera puede realizar directamente. Sin embargo, los clientes que confían en Abril Abogados para el registro de marcas conocen nuestro valor añadido al mero trámite de presentación de una solicitud. Desde nuestro punto de vista es de vital importancia para la estrategia global con sus signos distintivos una correcta clasificación, una adecuada descripción de productos o una presentación inmediata. En Abril Abogados no sólo tramitamos la solicitud de su marca sino que la enmarcamos dentro de una planificación a más largo plazo previendo prioridades o antigüedades, evitando duplicidades y registros innecesarios.

La descripción de productos y servicios es necesaria para presentar la solicitud del signo distintivo, utilizándose para ello la clasificación internacional de Niza de productos y servicios (pinchar aquí para acceder a la clasificación). Sin embargo, no todo consiste en conocer la clase en la que inscribir la marca sino que recomendamos especificar los productos y servicios concretos que se van a ofrecer en el mercado para evitar la caducidad por falta de uso de la marca, o bien excluir alguno para evitar la confrontación con registros de marcas prioritarios.

Todo lo anterior se convierte en  más importante aún en el caso de emprendedores o empresas de nueva creación, ya que arrancar un negocio con la seguridad de exclusividad sobre un signo distintivo supone una ventaja competitiva desde el principio.

¿Cómo registrar una marca en España?

La solicitud de registro de marca española debe hacerse a través de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) cumpliendo con los requisitos formales previstos y abonando las tasas establecidas.  Nuestro servicio ofrece la inmediatez de la presentación electrónica y el correcto cumplimiento de las formalidades. Más allá, nuestro servicio no se quedará sólo en dicha presentación sino que le asistirá en caso de incidencias u otros trámites conexos como los cambio de titularidad, la inscripción de una licencia de uso o la anotación de embargos u hipotecas sobre el signo distintivo.